jueves, 22 de noviembre de 2018

Joy on Kehel + SORTEO.


¡Hola amores!
¿Qué tal estáis? Espero que estéis muy bien.





Hoy vengo a contaros algo distinto, pero es algo que me apetece compartir con vosotros.
Hace unas semanas me llegó un mensaje por Instagram donde una empresa me proponía una colaboración para que probara sus innovadoras bolas chinas.  Siendo sincera, yo ya las había visto por redes y me habían llamado mucho la atención porque me parecían muy novedosas.












Desde muy pequeña me enseñaros a hacer los ejercicios de Kegel, ya que nací con un problema en un riñón y me servía para controlar el tema de la orina. Para las que no sepáis los que son los movimientos Kegel es como fingir que tienes que orinar y luego contenerse, relajas y aprietas los músculos vaginales. En un principio tenía tal rutina que lo hacía constantemente sin darme cuenta de que lo estaba haciendo. Una vez ya sana como que esa rutina la dejé de hacer, así que ya siendo más grandecita decidí comprarme unas bolas chinas, tengo varías y la verdad que nunca llegué a usarlas de manera asidua, me daban pereza y siendo sincera me daban un poquito de asquete, ya que por mucho que desinfectara la bola esa cuerda casi desde el primer uso coge un color nada apetecible de usar. Probé con unas que fueran de otro material y que así no llevara ese cochino hilo, pero el tacto tampoco me convencía. Y ahora llegaron a mi vida las Joy on Kehel y aunque solo llevo una semana usándolas creo que estas han llegado para quedarse.


Al contrario que el resto estas bolas chinas Joy on Kehel tienen un tacto super agradable y es que están hechas de silicona de grado alimenticio (Que ni idea de lo que es pero eso pone en su web) y libres de sulfatos, supongo que es lo que hace que sean tan suaves y confortables. Son resistentes al agua, inalámbricas y recargables con lo cual es perfecto por no depender de si en ese momento tenemos pilas o no en casa.

miércoles, 7 de noviembre de 2018

¿Y tú qué harías por…? De Lena Valenti.


Hay decisiones que marcan a fuego, y perdones que se venden muy caros. Los errores siempre dan paso o a una reconciliación o a un final. Un matrimonio sin rumbo. Una mujer en rebeldía. Un hombre que lo cambió todo. Uno siempre valora lo que tiene cuando ya lo ha perdido. ¿Y tú qué harías por...?

Image and video hosting by TinyPic


Me encuentro ante un dilema de los grandes y es que entre que ya no soy la que era haciendo “reseñas” y que este libro es un poco complicado hablar de él sin decir nada, me va a resultar bastante difícil.

Antes que nada deciros que ¿Y tú qué harías por…? Es la segunda y ultima parte de esta bilogía así que si no has leído ¿Y tú qué harías si…? huir de aquí para que no os encontréis ningún spoiler.

miércoles, 13 de junio de 2018

No está el horno para cruasanes de Shirin Klaus.


Álex es un profesor de inglés que cada tarde va al gimnasio. Cuando él y sus colegas oyen a tres chicas burlarse de sus músculos, hacen una apuesta que ganará el primero que consiga acostarse con una de ellas. Álex se fija en Carla creyendo que será un polvo fácil para él; de hecho, está casi convencido de que le estará haciendo un favor, de que le alegrará el día, la semana, ¡el año!
Sin embargo, el cazador resultará cazado, ya que Carla es mucha mujer y está a punto de abrirle las puertas de un mundo con el que hasta entonces Álex solo se había atrevido a fantasear.
Enamorado hasta las trancas, ¿conseguirá Álex romper la coraza de la fría Carla?



Hace un tiempo en una reseña comenté que echaba mucho de menos a protagonistas que fueran XL, os pedí que si conocías algún libro con una chica así no dudarais en decírmelo y en un grupo me hablaron de este libro. En su momento no lo compré y después lo perdí de vista y, es que no estoy segura, pero creo que este libro era autopublicado y ahora está bajo el sello de Planeta, pero no echarme mucha cuenta porque no estoy segura.

Hace unos días estaba navegando por Amazon cuando me encontré con él de nuevo y mis dedos viajaron solos y lo metí en la cesta de compra. Y es muy raro que compre un libro en papel sin leer el fragmento gratuito, pero un impulso me llevó a comprarlo. El mismo día que me lo trajo el mensajero acababa de terminar un libro y directamente me puse a leerlo.


Alex como todas las tardes va al gimnasio, pero eso día al entrar en los vestuarios ve que hay mucho alboroto entre sus compañeros. En un principio creyó que era porque el Barcelona o el Madrid habrían jugado algún partido importante y que sus compañeros estarían comentando las jugadas. Pero al meterse en la conversación se entera de que sus compañeros están indignados porque han escuchado una conversación en el que las chicas del gym se metían con ellos. En un principio Alex se lo toma a risa, pero cuando le cuentan que a él lo llaman Señor saca músculos y amo mi reflejo se cabrea tanto que decide apostar. Los chicos apuestan cincuenta euros para ver quien tiene sexo con una de las chicas en el plazo de un mes. Alex decide ligarse a Miss miraditas, ya que es la “menos agraciada” físicamente y no lo tendrá tan difícil como el resto de sus compañeros, piensa que le hará un favor a Carla ya que entre sus piernas no entraran muchos chicos y muchos menos que sean como él.




Para una chica como yo que se mueve en el mundo Body Positive con esa sinopsis y con la descripción que yo misma he hecho de la historia entraría en trance, pero no soy de esas personas que no ve más allá y soy muy consciente de los problemas que tiene la gente con las personas gordas. Y también soy muy consciente de lo que piensa mucha gente de los que hacen deporte. Creo que si de algo podemos tachar este libro es de desmontar estereotipos. Y recordarnos que en esta vida no se puede ser tan radical.

Alex era un chico bastante delgado y un día empezó en el gimnasio y ahora tiene un cuerpo de infarto. Podríamos decir de Alex que es el típico tío con mucho musculo y poco cerebro, pero estaríamos juzgándolo muy mal. Alex es un tío divertido, buena persona, de buenos sentimientos, noble, educado, inteligente… Yo pensaba que Carla era una chica XL, pero podríamos decir que es un pivón con curvas. Podemos pensar que por tener un cuerpo así no se come una rosca, que está en el gimnasio para perder los kilos que le sobran pero nos estaríamos confundiendo muchísimo.

viernes, 4 de mayo de 2018

Compras Abril.


¡Hola Amores!
¿Qué tal estáis?

Hoy os traigo un post de compras, en el título pone que son las compras de Abril pero son de varios meses. Aunque a este post le podríamos llamar “el mes de la lencería”, ya que he pecado bastante con este tipo de prenda. Esta vez no solo he pecado en Asos sino en más tiendas. Como siempre los enlaces a las prendas lo tendréis en mi perfil de 21 Buttons.
El post se presenta largo así que poneos cómodas.

Stradivarius.

Cuando en un stories de @mamaquieroserbloggera  vi estas prendas dije “como las vea de mi talla me tengo que hacer con alguna”, me encantaron. Ambas camisetas son de una colección de Frida Kalhlo.

Camisetas a Besos.


No puede ser más mona esta camiseta, me encanta. Me la pillé en la talla L que es la talla más grande, es cortita y de corte oversize. No me está muy amplia, pero tampoco muy chica. La camiseta cuesta 15,99 €.

Vive la vida.



Cuando vi esa camiseta negra con esos bordados tan mexicanos y esa frase dije es mía sí o sí. Al igual que la otra es una talla L, me queda cortita y no muy amplia, pero bueno me encantó. La camiseta cuesta 15,99 €.

Aunque ambas camisetas me encantan, hay un detalle que hace que me gusten menos. Desde que soy una chica XL y me tengo que comprar la ropa en tiendas online, no me he encontrado jamás por la calle a nadie que vaya igual vestida que yo y estas camisetas se las ha comprado todo el mundo, así que eso de ir por la calle y poderme encontrar a alguien con la misma camiseta que yo no me mola nada.

Asos.

Top sin mangas.


Un top de estos básicos, pero a los que se le saca mucho uso. Me compré una talla 48 y me viene un poco sueltecito, así que una talla menos también me hubiera servido. Cuesta 8,49 €.

Camiseta Delicious.


Aunque el gris no es un color muy veraniego, a mí no me disgusta vestir de colores oscuros en primavera-verano. Me compré una talla 48 y cuesta 12,99 €.

Camiseta de lunares.





Soy muy fan de los lunares y creo que el amarillo no es un color que me favorezca, pero después de verla y verla por la web me la compré. Es una talla 48 y me costó 9,99 €

 
Lorena Rivera|Todos los derechos reservados 2017|Base: Beautifully Chaotic | SUBIR ARRIBA