miércoles, 19 de julio de 2017

Cuando decidí quererme.

Solo he escrito tres palabras y ya estoy segura de que será lo más difícil que he escrito
hasta día de hoy ya que es un tema muy personal.

Siempre escribo sabiendo que es algo que leerán otras personas, hoy no estoy segura que sea así ya que no creo que suba estas palabras al blog, o quizás y solo quizás sí lo haga, pero si es algo que necesito escribirme a mí misma por si algún día las fuerzas flaquean.

Yo era una chica “normal” y corriente, ni flaca ni gorda, ni fea ni guapa pero lo que si tenía era unas hormonas revolucionarias. Como consecuencia de la revolución de hormonas que tenía pillé casi el doble de mi peso en pocos meses. Es un tema en el que no me quiero extender mucho ya que no guardo muy gratos recuerdos de aquella época, y no solo por el tema del peso, también por la apatía, la flojera y un largo etcétera que me produjeron las hormonas. Lo peor es que me llegué a sentir un conejillo de indias por ciertos médicos, ya que sufrí de su parte desde insultos hasta verme rodeada de médicos cada vez que iba a consulta porque era un caso “poco visto”, pero a los que ninguno ponía una solución. Así que ellos decidieron usarme como cobaya humana e ir probando cosas nuevas a las que todos sabían que no era la solución.
 
Con el paso de los años y con mil subidas y bajadas de peso, y ánimo, decidieron que ya era hora de hacerme lo que sabían desde primera hora que iba a funcionar. Así que me tocó pasar por quirófano.
Tras la operación vinieron varias cosas, pero eso es otro tema que no viene al caso. Mis expectativas con la operación eran que nada más salir de quirófano iba a volver a ser la de antes, y nada más lejos de la realidad, ya que el tema kilos ha ido aumentando cada vez más. La verdad es que ya no sé el motivo, pero sí sé que yo soy una parte muy culpable…


Cuando comencé a engordar sin motivo alguno fue algo muy duro para mí, no sabía qué me pasaba, no sabía por qué engordaba y seguía engordando, si estaba haciendo demasiadas gilipolleces para que eso no pasara... Hay quien piensa que a mí esa etapa no me afecto, pero eso está muy lejos de la realidad. Llegué a odiarme, llegué a tenerme asco a mí misma y aunque la gente no lo crea mi personalidad cambió mucho a raíz de eso. Seguía siendo una persona extrovertida, charlaba, reía y me divertía pero muchísimo menos y con menos frecuencia de lo que lo hacía antes. Seguía siendo una chica coqueta, pero para como yo era antes se podría decir que estaba en estado de dejadez. Ya no me apetecía arreglarme, no me apetecía tanto pintarme… Y mucho menos me apetecía ir de compras, ya que no encontraba nada que me gustara y me sirviera. Mis dos armarios de tres puestas y cajoneras llenas de ropa, bolsos y complementos se reducían a dos vaqueros que me estaban bien y tres camisetas.
En la calle se podría decir que casi era todo perfecto excepto cuando alguna persona me preguntaba cuando salía de cuentas. Pero en casa era una historia totalmente distinta, me pasé años sin verme desnuda frente a un espejo, siempre me ponía de espaldas a ellos porque el reflejo que veía en ellos no era lo que yo quería, o mejor dicho, no era lo que yo reconocía como mío. 

Con la operación empecé a notarme un clic en mi cabeza, aunque también llegó la mayor “autodestrucción”. En un principio empecé a bajar de peso y eso me mantenía feliz y con una sonrisa de oreja a oreja. Seguía estando bastante gorda, pero el ver que iba bajando me mantenía en la ilusión de volver a ser la de antes. Ahora puedo decir que esa época fue de presión, presión que me metí a mí misma. Para otras personas bajar de peso las motiva, para mí bajar de peso era agobio; presión para volver a ser la que era.

Pero todo volvió a cambiar y en vez de adelgazar empecé a engordar como si no hubiera un mañana. Intenté en demasiadas ocasiones bajar de peso, y con mucho trabajo, ya que por mis cosillas no pierdo con la facilidad que parece que lo hacen el resto de los humanos. Como a cualquier persona que está a dieta el ir bajando de peso les motiva y a mí he de reconocer que me motivaba, pero cuando menos lo esperaba hacía su aparición estelar esa Lorena autodestructiva con ese fijo y mal pensamiento de: “déjalo todo… ¿Para qué vas a seguir haciendo tanto esfuerzo si nunca vas a ser la que eras antes? Quizás y solo quizás con un milagro podrás perder todo el peso que has cogido pero tú cuerpo jamás será el de antes”. Y ese pensamiento era el que me hacia abandonar una tras otra cada dieta.

Viéndolo ahora desde el punto en el que estoy, creo que siempre soñé con levantarme un día y haberme dado cuenta que todo había sido un sueño, que yo seguía llevando una talla cuarenta y dos, que mi barriga era plana, que no tenía las carnes caídas, que mi cuerpo no estaba decorado por muchas estrías y varices… Pero los milagros se piden en Lourdes. En las películas solemos ver a personas que en un hombro tienen un ángel bueno y en el otro un demonio… Pues yo puedo decir que en mi hombro derecho tengo a una mini Lorena constructiva y en el izquierdo a una mini Lorena autodestructiva que siempre aparece en los mejores momentos repitiendo en mantra: “nunca vas a ser la de antes”.

Ahora estoy en una etapa muy distinta, este dos mil diecisiete me ha traído una nueva
etapa. No sé decir la fecha exacta de cuando empezó, no sé decir cuál fue el momento
ni el por qué. Lo único que sé es que fui capaz  después de años de mirarme frente al espejo totalmente desnuda, fui capaz de mirar mis jamones, de estirar mi barriga caída, de recorrer con la yema de mis dedos cada una de mis estrías, pinché con mis dedos toda la carne que colgaba de mis brazos, miré mis varices y eso me hizo sonreír al recordar que eran iguales a las de mi abuela, me fijé que mi cara ya no era alargada ni mi cuello liso, que ahora la adorna una papada que jamás había estado. Fui capaz de dar toda esa ropa de porsiacaso (ya sabéis… esa ropa que guardamos por si algún día nos vuelve a estar buena). Me pasé horas mirándome y preguntándome: ¿por qué he sido yo mi peor enemiga? ¿Por qué llevaba años sin mirarme? ¿Por qué había dejado de quererme? Y me respondí que jamás volvería a dejar de quererme y jamás permitiría volver a autodestruirme.

Personas en mi misma situación encuentran insultos en terceras personas, yo ha día de hoy puedo decir que jamás me ha pasado eso o por lo menos no han tenido la valentía
de decírmelo a la cara. Lo peor es que las malas palabras no las he encontrado en terceros si no de mí misma, yo he sido la que me he insultado y maltratado psicológicamente durante estos años. Hoy puedo decir que no lo hago, que es evidente que hay días en los que me encuentro esos defectillos pero os puedo asegurar que no los veo con los ojos que los veía hace unos meses. Me niego a seguir encadenada a pensamientos negativos sobre mi persona y a seguir machacándome con el ayer en vez de disfrutar y quererme hoy.

Yo he decidido quererme, pero eso no cambia que quiera cambiar cosas y así ha sido. Hace poco un seguidor y ya casi amigo me dijo por Instagram: “disfruta de lo que tienes mientras trabajas por lo que quieres” y creo que no puede haber frase más cierta. 

Cuando me acepté y me dije: “ME QUIERO”, di el paso de comenzar una dieta con una nutricionista de confianza. Esta vez fui sincera con ella y le expliqué detalladamente porque había ido abandonando las otras veces, le explique cómo me había sentido en estos años, como había cambiado mi personalidad, y lo que los kilos había rayado mi loca cabeza. Me sinceré al igual que lo hice con la gente más allegada, porque todo lo que he contado hoy es algo que yo lo llevaba por dentro, pero para el resto de personas yo seguía siendo la misma Lorena de siempre. He comenzado una dieta, vamos llevo un mes con ella, y la estoy viviendo sin presiones, sin ralladuras y sobre todo sin pensamientos negativos. Os diría que me está siendo un trabajo fácil pero no lo es, los bajones y ralladuras hay días en los que aparecen pero ya estoy yo o la gente que me rodea para espantar esos fantasmas.  

Hoy puedo gritar que ME QUIERO, que aunque quiera cambiar algunas cosas y bajar
unos kilos ME QUIERO, que mi barriga crezca o disminuya, que mis mulos sean más jamoneros o muslitos de pollos, que la papada siga creciendo o desaparezca, que mis estrías sigan adornando cada vez más mi cuerpo… Que pase todo eso que yo voy a seguir queriéndome, porque no hay nada más importante en esta vida que quererse y yo voy a amar de mí hasta mis lorzas.

Pensaba que escribir todo esto me iba a tocar fondo, que iba a llorar y el teclado iba a acabar inundándose entre lágrimas. Pero he de confesar que no, aunque he estado envuelta en tantos recuerdos que ha sido como estar en una montaña rusa durante el tiempo que lo he estado escribiendo. Ha sido como expulsar toda la mierda que llevaba dentro y eso que no he ido punto por punto.

Espero que si alguna vez este post sale a la luz entendáis lo importante de todo esto. Que tengas la talla que tengas, midas lo que midas, peses lo que peses… quiérete porque no hay nada más importante que quererse a uno mismo.

#demíamohastamislorzas.


Besos XL. 


Image and video hosting by TinyPic
¡Comparte con el mundo!

17 comentarios:

  1. Hola!! Antes de nada darte las gracias por compartir tu experiencia. Es duro, muy duro aceptarse y quererse. Y tú ya puedes decir que lo has conseguido. Quererse a sí misma es lo más importante de todo. No ser delgada, o morena, o guapa o fea. Sino quererse como una es.

    Muchas ánimos para seguir luchando! Hay que quererse día a día.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Ole mi Lore!¡¡ me encanta!!! Creo que haces super bien en subir este post!!y tienes más razón que un santo. Hay que quererse y vivir que sólo tenemos una vida!! Y a quien no le guste pues aire!¡¡ además tu ya saber que yo te comía enterita!!¡ me encanta tu blog por q es Lorena 100 % y creo que hacéis genial contando tu situación!!! Te como mi Lore!!¡¡

    ResponderEliminar
  3. Me has hecho llorar con esta entrada tan valiente. El 2017 nos está llamando para hacer cambios, algo así me pasó después de tanta mierda que se me junto. Gracias por compartir esta parte de ti. Gracias por permitirme entrar

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola, bonita!
    Felicidades por compartirnos estas palabras tan emotivas, hay que ser muy sincera y valiente para ello. Personalmente me alegro que lo hayas hecho por que, además de ayudarte a ti misma, estoy segura que muchisimas personas podrían sentirse identificadas y mejorar emocionalmente^^
    Tienes muchisima razón en todo lo que cuentas y te aplauso por eso, eres preciosa por dentro y por fuera, no importa lo que la gente diga lo que importa es que tú lo sepas.
    Te mando un abrazo muy fuerte <3

    ResponderEliminar
  5. Un gran post amiga. Le has echado dos... Seguro que es una gran ayuda para mucha gente. Pienso como tu, lo primero tenemos que querernos a nosotros mismos. Yo estoy en ello, espero conseguirlo como tu. Un beso

    ResponderEliminar
  6. Que lindas e inspiradoras palabras, eres muy valiente al publicar algo tan personal.

    ResponderEliminar
  7. Oleeeeee tú.. gran forma de desnudarse por dentro y por fuerA...sin duda gran lección antes de pensar o llamar rellenita alguien sin pensar en la lucha que lleva en su interior....

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola! Dios mio, he leído tu texto y casi me pongo a llorar de la emoción en los últimos párrafos. Eres una persona muy fuerte y te agradezco que compartas tu experiencia con nosotros. Un texto de lo más inspirador.
    Un beso ^_^

    ResponderEliminar
  9. Hola preciosa!
    Gracias por esta entrada, eres una persona muy valiente, Bella por fuera y bella por dentro. Te puedo decir que con ella me has hecho abrir un poquito los ojos, pues yo hay todavía momento en que no me acepto y me cuesta mucho veme como estoy, ver la que era antes y la que soy ahora, tengo mis días malos y mis días buenos, más malos que buenos pero me imagino que será cuestión de tiempo. Mil gracias por la entrada, me ha parecido super hermoso que la compartas con nosotros.

    Besotes!

    ResponderEliminar
  10. Eso es Lorena!! Me alegro de que te animaras a dar el paso a publicar esta entrada porque seguramente haya supuesto para ti otro paso más adelante.
    Entiendo perfectamente cómo todo lo que viviste te llevo a desesperarte, pero te doy la enhorabuena por haber conseguido llegar hasta este punto y poder decirte ME QUIERO.

    Besotes

    ResponderEliminar
  11. Hola preciosa!

    Me sentí bastante identificada con lo que escribiste. Ni te imaginas lo que te entiendo. Me alegro de que te aceptes y si sigues en buenas manos puedas adelgazar, pero no por estar más acorde con la sociedad ni rollos de esos, si no para TÚ estar mejor contigo misma.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola!

    No se ni que decirte. Pedazo de post, pedazo de Lorena y pedazo de cuerpo!!!! Me alegro un montón de que te quieras y de que te aceptes. Todos deberíamos hacer lo mismo aunque a veces cueste.

    No te olvides que eres espectacular! Nunca cambies!

    ResponderEliminar
  13. ¡Hola Lorena!

    GRACIAS. Gracias por quererte, por aceptarte y por demostrarme que se puede salir adelante sin importar el tamaño, ni los kilos, ni los comentarios. Me dejaste con lágrimas en los ojos, pero no de tristeza si no de esperanza :) Tu actitud hacia esto me motiva a seguir luchando por mi misma, por quererme y aceptarme como soy. ¡Gracias por ser tan fabulosa!

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Hola preciosa.

    Muchas gracias por escribir este post, me he emocionado al leerlo, me he recordado en algunas cosas a mi misma. Debemos querernos como somos, si no nos queremos nosotras mal vamos. Creo que este 2017 esta siendo un año de muchos cambios para muchas de nosotras. No cambies nunca y ni olvides de sonreir. Besitosss

    ResponderEliminar
  15. Felicidades por tu post!!!Deberiamos querernos mas,que pena que estamos siempre buscando la perfeción!!!un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  16. Sos únca como asi también lo son tus letras
    abrazos enormes

    ResponderEliminar

 
Lorena Rivera|Todos los derechos reservados 2017|Base: Beautifully Chaotic | SUBIR ARRIBA